1 mar. 2008

De cafeinómanos anónimos

Para los amantes del café


  • El adicto total: no tengo problemas con la cafeína... tengo problemas sin la cafeína
  • El amenazador: nunca te interpongas entre yo y mi café
  • El bíblico: ... y el octavo día, Dios creó la cafeína
  • El creyente: Todo el mundo debería creer en algo... yo creo que me haré otro café
  • El daltónico: ¿Qué si me gusta el café negro? ¡Qué! ¿Hay de otros colores?
  • El despierto: La gente dice que no toma café porque luego no puede dormir: en cambio, yo, dormido no puedo tomar café.
  • El exagerado: Mi café es tan fuerte que despierta a los vecinos
  • El lógico: Si no tiene cafeína, no es café
  • El megalómano: Con suficiente café podría domninar el mundo
  • El megalómano con variante arquimédica: Denme un café de apoyo y moveré el mundo
  • El realista: El sueño es sólo un síntoma de la privación de café
  • El reinvicador: la cafeína no es una droga ... ¡es una vítamina!
Tomado, sin permiso, de la gaceta de la facultad de Ciencias, La Ciencia acierta, número 4 enero-febrero 2008, que fué tomado, con permiso, del artículo Reflexiones cafeínomanas de la revista Algarabía, número 38

No hay comentarios:

ga