11 abr. 2013

Leyendo

De pequeño me parecía curioso que mi hermano pudiera pasar muchas horas en su cuarto leyendo y leyendo. Un día decidí dar una probadita a eso de la lectura. Me encantó. Desde entonces procuro leer todo lo que pueda. Para cuando llegue a la prepa, solía tener muchas horas libres. "Mataba" ese tiempo la mayoría de las veces leyendo. Como no quería que alguien me dijera que leer, solía pasearme por los pasillos de la pequeña biblioteca de la escuela y escoger el libro cuyo titulo me parecía interesante. No me interesaba el nombre del autor, la casa publicadora, o la opinión de alguien mas acerca del libro. Quizá me priv'e de la lectura de buenos libros haciendo esto, pero en ese entonces, tenia la idea de no querer que alguna persona influyera en mis gustos de lectura. Quería, mas bien, formar mi gusto literario leyendo. O algo así. El chiste es que tuve la fortuna de descubrir muy buenos libros. Por ejemplo, Estudio en Escarlata, Aventuras de Sherlock Holmes, The Metamorphosis, Rimas y Leyendas de Gustavo Adolfo Becquer, Cazadores de Microbios (de Paul de Kruif), etc, etc. También leí muchos autores que creí "no famosos", de quienes tiempo después descubrí no eran tan desconocidos. Muchos de los libros que leí en esa época aun permanecen en mi lista
de favoritos. Algunos de los cuales no quiero volver a leerlos para no arruinar los buenos recuerdos que me traen.

Para cuando deje la prepa y fui a la gloriosa Facultad de Ciencias, disfrut'e mucho tener en C.U una de las bibliotecas mas bonitas del pa'is y una de las que mejor surtidas de buenos libros están. Fue en esta época que empec'e a leer libros de autores mexicanos: Manuel Altamirano (Navidad en las montañas, El Zarco), Juan Rulfo, Carlos Fuentes, etc, etc,  La "neta", leer en el primer piso de la Biblioteca Central, teniendo como vista "Las Islas", era una experiencia muy "aca" (o al menos eso mi orgullo "puma" me decía). Tomar un "break" de la lectura para ir a comprar una botana en los múltiples puestesitos, que no faltan ni fallan a fuera de todo edificio del pa'is, era algo que disfrute mucho mientras fui estudiante en la UNAM. Le'i tanto como los examenes y proyectos de la carrera me dejaron (aveces no mucho). Me hubiera gustado leer aun mas.

Una de las razones por las que leía mas de un libro de un autor era por su habilidad para engancharme en la historia. Aveces, los mejores libros que leí contaban historias muy simples pero la habilidad del escritor para contar la historia hacia que me enganchara y leyera el libro tan rápido como pod'ia. (En mi experiencia) creo que un buen libro es aquel que convierte los tediosos viajes de 1-2 hrs en "trolebus"/camión en viajes cortos y placenteros. Los buenos libros hacen buenos escritores, pero hay buenos escritores con  libros malos. Por eso, es siempre mejor buscar buenos libros y no buenos escritores.

Aveces encuentro un tanto curioso que haya gente que diga que saber parte del final o algo de un libro arruina su lectura. Aveces, a mi me gusta leer el final antes que nada y crear alguna teoría de como se dio ese final. Me gusta ir armando la trama conforme voy leyendo y descubrir como se dio el final que ya conozco o comprobar alguna teoría de como se sucedió el final. Según yo, es como armar un rompecabezas, uno conoce cual ser'a el resultado final, aun as'i armarlo no pierde chiste. Para mi leer significa mas que descubrir una pequeña parte del libro. El proceso en el que uno se enfoca por unas horas en entender/imaginar/descubrir lo que nos cuenta un libro es una actividad enriquecedora y placentera. Creo, que en parte, esta es la razón por la que los libros han sobrevivido a la aparición de los "audio libros" y otras alternativas.

No hay comentarios:

ga