15 dic. 2007

Gustavo Adolfo Becquer

Cuando era joven tenía mucho tiempo libre, o mas bien me hacía de mucho tiempo libre, por lo que solo me dedicaba a dos cosas principalmente, leer y ver televisión, fue entonces cuando me encontré en la pequeña biblioteca de mi casa el siguiente libro: Rimas, Leyendas y Narraciones, el cual me encantó, pero fiel a mi costumbre no me interesó quien lo había escrito, tiempo después leí que su escritor era Gustavo Adolfo Becquer; entre las rimas que mas me gustaron se encuentra esta:


AMOR ETERNO

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

El siguiente es otro que me encantó por su sencillez, pero lo profundo que es, si ya se es cursi... pero me gusta

XXIII
Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso... ¡yo no sé
qué te diera por un beso!

No hay comentarios:

ga